top of page

Taller de juguetes autómatas basados en leyendas de Jiquilpan y el lago de Chapala

Jiquilpan Mich. Cuenta con un gran repertorio de leyendas y diversos relatos históricos que han ido perdurando durante mucho tiempo en la memoria colectiva de la comunidad. En este taller los niños y niñas pudieron elaborar complejos juguetes autómatas capases de narrar estas historias. 

DSC08595_edited.jpg

La Carpa Mágica

Dafne Montserrat Bucio Salcedo

Dicen los pescadores del lago de Chapala que dentro de las profundidades del lago existe una carpa mágica. Es una carpa dorada que ha vivido por muchos años y muchas generaciones ya que cuida el lago y los peces que se encuentran dentro de él. Cuentan que si llegas a capturar la carpa es capaz de concederte un deseo, pero si lo pides la carpa muere, y si muere, todo el lago se secará ya que no habrá quien lo cuide, es por eso que muchos pescadores cuando ven o sacan una carpa dorada de sus redes la devuelven al lago para que siga cuidándolo.

la carpa mágicaDafne Montserrat Bucio Salcedo
00:00 / 01:14

Las manos negras

Valeria Ochoa García

El padre Jacinto fue un sacerdote y pintor que visitó el convento de San Agustín. En la noche mientras leía en su cuarto, comenzó a escuchar ruidos extraños muy cerca de él. De un momento a otro giró su cabeza para saber que sucedía y vio un par de manos negras, cuyos brazos se perdían entre la oscuridad de los rincones del aquel cuarto, y fue así como estas apagaron su veladora. Se cuenta que en vez de salir huyendo de aquel lugar, el sacerdote con voz alta y de mando se dirigió a aquellas apariciones:

-Ahora para evitar travesuras peores, con una mano me sostendrán la vela para seguir leyendo y con la otra mano me hará sombra para que no me lastime la luz que se refleja en mis ojos-.

 

Las manos atendieron la petición del sacerdote, una sostenía la vela y la otra hacia sombra. Al amanecer, el sacerdote dijo, apaguen la vela y retírense. Si necesito de nuevo sus servicios yo les llamaré. Igual que la primera vez las manos hicieron lo que se les ordenó y desaparecieron. Se dice entre la gente que con el paso del tiempo el sacerdote siguió en contacto con este misterioso ser, durante la noche las manos le ayudaban a leer y en la tarde le asistían pasándole los pinceles para que pudiera pintar sus hermosos cuadros.

DSC08645_edited.jpg
las manos negrasValeria Ochoa García
00:00 / 01:36
DSC08605_edited.jpg
el silbónMonserrat Magallón Magallón
00:00 / 02:34

El Silbón

Monserrat Magallón Magallón

Hace muchos años se decía que en Jiquilpan había un señor muy borracho que lo apodaban el silbón, esta persona a la media noche se salía del puente de Jiquilpan y se ponía a buscar a los niños que jugaban a esa hora y estaban sin compañía de adultos, para llevárselos y comérselos. Y por las mañas las personas encontraban en la pila de los pescados solo algunos huesitos de los niños, ya que el resto de ellos los guardaba en el costal que siempre cargaba, y por las tres de la mañana solo se escuchaba un silbido muy perturbador.

Se dice que cierto niño se encontraba jugando con sus amigos a las escondidas. Uno de ellos se escondió muy bien y no lo podian encontrar los demás. Una de las mamás de los niños les dijo que ya se metieran a su casa. Las otras mamás salieron a regañar a los niños por no meterse temprano y estos no querían terminar de jugar. Dieron las 12 de la noche y comenzaron a escuchar un silbido, de un momento a otro, los niños desaparecieron y las mamás asustadas comenzaron a buscarlos por todos lados.

 

Se dice que el pueblo completo salió a encontrar esos niños, pero al llegar a la fuente de los pescados solo pudieron recuperar los huesitos de sus manos. Desde entonces, las mamás siempre están al pendiente que nadie se quedé tan noche jugando por que se los lleva el Silbón.

Martín Toscano

Liliana Magallón

Cuenta la leyenda, que en el cerro de San Francisco existe un tesoro escondido del bandolero Martín Toscano. En una familia de Jiquilpan, se cuenta que una persona tenía un mapa para encontrar ese tesoro, por lo que salió decidido a buscarlo, recorrió muchas veredas y lugares de aquel cerro hasta que llegó a una cueva en la cual descubrió el tesoro de Martín Toscano, al acercarse una voz le dijo “todo o nada”, el joven al escuchar esta voz voltea a todos lados sin saber quién había hablado y fue allí que delante de sus ojos apareció la figura de un bandolero vestido de negro, con unos grandes ojos y a su lado un caballo negro, cubierto de muchas joyas preciosas y en el interior de la cueva había montañas de dinero. Aquel personaje era Martín Toscano, este volvió a preguntar “todo o nada”, por lo que el joven dijo todo y comenzó a agarrar todo el oro que pudo, pero al ver tanto, este sabía que no podía llevarse todas esas riquezas, así que decidió huir con lo que alcanzó a juntar, pero la cueva se cerró delante de sus ojos y quedó atrapado para siempre dónde murió. Dicen que el dinero sigue allí esperando que alguien pueda quitar el encantamiento para que alguien pueda ganarse esa fortuna.

DSC08496_edited.jpg
Matin toscanoLiliana Magallón
00:00 / 01:45